sesion coaching ACT

Deja que te haga una pregunta:

¿Qué hacer si tienes éxito pero por dentro te sientes vacío?

Piensa bien en tu respuesta.

No respondas a la ligera.

Dedícale unos segundos y sé sincero contigo mismo…

… porque la respuesta tiene (mucho) que ver…

…con el lugar que ocupas hoy en el mundo…

Y el lugar donde REALMENTE quieres estar.

Me explico:

La mayoría somos un desastre manejando nuestras expectativas.

Muchos creemos que el éxito está…

En el siguiente ascenso…

En que salga bien nuestro próximo proyecto…

En alcanzar la gloria profesional…

En el próximo objetivo que nos marquemos.

Es probable que, durante un tiempo, parezca que es así.

Pero normalmente…

… una vez acariciadas las mieles del supuesto éxito…

… vuelve esa sensación de soledad y vacío en la boca del estómago.

Y lo que descuidas se sigue deteriorando.

Hablo de tus relaciones. Con tu pareja. Con tus hijos. Con tu familia y amigos.

Pero sobre todo de tu relación contigo mismo.

Porque:

Ese vacío existencial es el síntoma inequívoco de que no estás haciendo lo que REALMENTE conecta contigo.

Ignorarlo es una inmensa fuente de frustración y sufrimiento.

Desconocerlo solo te lleva a crearte falsas expectativas…

… ya perseguirás objetivos que, una vez alcanzados…

… te hacen sentir vacío de nuevo.

Si has experimentado alguna vez ese sinsabor ya sabes a lo que me refiero.

La solución pasa por detenerse. Pararse a pensar.

Pensar qué es lo que realmente te llena.

Empezar a conocerte. A saber qué quieres. Pero de verdad.

Porque cuando lo hagas podrás…

Saber el lugar que quieres ocupar en el mundo

En tu vida y en la de las personas importantes para ti.

Porque ahí, en satisfacer tus verdaderas expectativas, está el lugar donde el vacío no tiene cabida.

 

Te invito a conocer (de verdad) a la persona más importante de tu vida: .

Tal vez estas palabras te han animado para dar el primer paso para autoconocerte.

Te advierto que no es sencillo. Especialmente si tienes un historial de años o décadas de crearte falsas expectativas.

Pero si decides que quieres recorrer el camino por tu cuenta y llegas a buen puerto, me parece genial.

Ahora. También puedes recurrir a mí, claro.

En ese caso, te voy a dar las herramientas para que extraviarse por el camino sea casi imposible.

En cada sesión juntos, te cuento una estrategia. Solo una.

Enseñarte más de una sólo crea confusión. Y falsas expectativas.

Tal vez solo necesites aprender a interpretar la brújula. O saber leer un mapa. O guiarte por un astrolabio.

Así que no tiene sentido que lleves una mochila llena de objetos inútiles que no necesitas. Solo lo imprescindible:

Probamos una estrategia. Si no te vale, la descartamos. Si te sirve, profundizamos en ella.

 

El camino para conocerte te va a llevar el resto de tu vida; mejor recorrerlo ligero de equipaje .

 

Arrancar con 6 sesiones de una hora cada semana es una excelente forma de comenzar el fascinante viaje del autoconocimiento.

Tras esas sesiones, es probable que mis indicaciones te aporten una claridad que hoy ni imaginas acerca de dónde está el lugar que quieres ocupar en el mundo y qué pasos debes dar para alcanzarlo.

También puedes contratar una sesión suelta de 1 hora en caso de que prefieras una toma de contacto inicial conmigo antes de contratar el paquete de 6 sesiones de autoconocimiento.

En cualquier caso, solo tienes que elegir la opción que prefieras y seleccionar la fecha y hora que deseas para nuestra primera sesión.

Pack de 6 sesiones de autoconocimiento

1 hora / sesión.

Online. Vía Teleconferencia.

A cualquier lugar del mundo.

550€

Sesión individual de autoconocimiento

1 hora

Online. Vía Teleconferencia.

A cualquier lugar del mundo.

100€

Pago 100% seguro con tarjeta de crédito

tarjetas

Esta es mi propuesta para ayudarte a dar los primeros pasos para tu autoconocimiento que pueden colmar tu vida en lugar de generarte vacío y frustración.

Si consideras que estás listo para iniciar el camino y quieres contar con mi acompañante, estaré encantada de NO mostrarte todo lo que sé. Sólo lo que necesitas.

Atentamente,

Dra. Olga Lucía Gamboa Arana